Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 19 enero 2010

Cuando se piensa en mitología clásica lo primero que uno piensa es en esas historias totalmente surrealistas en los que los líos amorosos y los nombres de la cantidad de dioses y héroes que entran en juego tapan todo lo que la materia en sí misma oculta.

 La mitología sí habla de mitos, dioses y héroes. Pero también de sociedades, de cómo estaba constituido el mundo hace siglos. Los ciudadanos griegos y romanos que vivían creyendo en las maldiciones y bendiciones de los numerosos dioses a los que temían o veneraban. Ellos han hecho posible que nos lleguen todas esas fascinantes, o no tanto, historias.

 Hoy la puedes creer o no, pero la influencia mitológica está presente en muy diversos campos y ámbitos. Está presente en miles de aulas de institutos y universidades. Y no sólo porque se pueda creer que los dioses con sus asuntos amorosos fueran la antesala de la prensa del corazón, aunque sí tiene mucha relación, y eso sea una parte muy atractiva para aquellos que quieran iniciarse en el conocimiento de todos estos seres divinos y mortales. Los mitos clásicos pueden reflejarse en la vida cotidiana y es que afirman profesores y alumnos que la cursan, que cada historia es un espejo de la realidad que vivimos. Lujuria, envidia, celos, guerras, odios, amores imposibles y apasionados. Los dioses como dioses humanos o inalcanzables. Héroes que con fuerzas sobrehumanas luchaban con pasión y entrega para conseguir un objetivo.

 La mitología clásica no es fácil, aunque pudiese parecerlo. No sólo sirve con conocer un quién es quién, los atributos o cultos de cada personaje o protagonista de los miles de mitos que nos han llegado. Hay que conocer los entresijos que van más allá de una capa superficial.

 A todos aquellos a los que preguntes qué les atrae de la mitología te dirán que es apasionante, misteriosa, cautivadora, y a la vez divertida. Realista hasta ciertos puntos. Y que aunque sean historias con demasiada fantasía como principal contenido, siempre hay algún dios o héroe que nos cala, por grande o pequeña que sea esa identificación. Porque no se puede negar que todos hemos podido sentir los celos de Hera, el amor apasionado de Afrodita por Ares, ser unos donjuanes como Zeus, o incluso como hiciera Orfeo ser capaces del ir al otro mundo y volver cegados por amor. Porque si algo es la mitología es un espejo que no hace más que mostrarnos de la manera más simple y complicada cómo es el ser humano. Y sea hace miles de años o en el 2010, los sentimientos son para todos igual, mortales o inmortales.

Read Full Post »